Buscar

Somos felices

Just another WordPress.com weblog

Mis cincuenta en 35. A este punto es más que de encontrar una motivación. Algo llevadero, creo que todo es posible. Pero necesitamos de mucho esfuerzo. Por eso me propuse una meta corta. Para hacer cincuenta kilómetros debes prepararte a diario. Alimentar y dormir bien. Por ello un propósito, para una vida digna un sentido. No se me olvidan sus ojos, la tristeza e incertidumbre al partir. Esto es todo, ca terminó. El por que y para que? Acabó, me da mucho que pensar , espero que pueda algún día cumplir sus sueños y revertir todo el daño que me he hecho.

Busco un propósito para un camino solitario, una sonrisa y un final que de seguro vendrá. Espero encontrarla y abrazarla. Algún día volveremos a ser tu y yo, sin quejas, sin problemas.

Anuncios

Paz?

No se que decir. No marcará la diferencia. Para que todo el trabajo. Sólo para tener, creo que debemos crear nuestro estilo de vida. Sin sacrificar la misma vida que nos otorgó el corazón de oro más precioso.

No estoy seguro de soñar, se que esta distante la realidad. Pilas de trabajo, de gente buena, buscando la cima. Ves como trepamos, poquito a poco aunque sea un poco.

Que hago aquí? Quién soy? Quién seré. Valdrá la pena. Al final en mi último suspiro habrá paz?

Espacios vacíos.

Que son las letras para nosotros. Hay voces que se cruzan en mi mente algunas mías, otras que influyen en mi. Cansado de dar vueltas por la vida, queriendo construir sin herramientas. Veo que soy uno más de los que profesan un maňana distinto. El maňana llegó y si que fue distinto. Ahora que paso todo. Perdido estoy, sin que nadie me tire piedras al tejado. Ni vele por mis sueños.

Que haremos amigo, a ellos como en su cautiverio repetía Napoleón. Pero que hacemos aquí, de que sirve todo esto. Necesitamos de héroes ficticios que peleen nuestras batallas. Más hipocresía, más mascaras, más mentiras.

El mundo o la realidad poco le importa si te tomas el café antes de emprender el vuelo. O si buscas libertad en los cerros, mientras el mundo sigue su curso sin saber a donde se dirige.

Es simple, amor. Cuando se nos presenta huimos, y cuando se nos esconde la perseguimos.

Como estar tranquilo y disfrutar de todo, como vivir sin remordimiento, tal vez es un viaje pero donde.

Donde te fuiste, porque lloraste, no me dijiste nada, madre. Perdoname por ser quien fui. Otra letra más en este circo de vida. Nos tuvimos el uno al otro y ahora solo tengo vacío.

Si me escuchas o me vieras talvez me guiňaras una oreja, alegando un jodidito. Insomnio, bajo los párpados esperando caer… Por ahora, hasta que se baje el telón y saludemos a cantinflas.

Incertidumbre

Hoy tengo la incertidumbre de lo que viene. Hay días en que el no tener planes significa un gran vacío. Pero debes rellenar los vacíos con sonrisas, recuerdos. Tanto miedo existe en no hacer nada. Huir de quien somos.

He dejado de escribir nuevamente, porque mis pensamientos tienen un antes y después. Aquel día era como cualquier otro, al trabajo a hacer planes, a discutir sobre los que haceres de la casa y las cosas pendientes. Pero no hay nada seguro, más que la muerte. Fue esta misma que me saludo un 12 de agosto. Vino en una noche y se llevó mi corazón. No ha sido lo mismo después de eso, queriendo retomar caminos. Siemprele dije que si se iba ella me iba yo con ella. Pero no fue así, más se llevo una parte de mi, y mis días si los creí grises se volvieron oscuros. Los planes que tuvo se colapsaron, quedó pendiente el fino y la corrección del embaldosado.

Madre ni vos ni yo sabíamos que es era nuestra última noche. Cada vez que revivo el momento, pienso en lo inútil que fui al querer revivir tu corazón desilusionado, triste y acongojado por la vida que nos tocó vivir. Quise ser más para vos, pero nadie nos dio un manual de vida. Nos engaňamos por lo que el mundo ofrece, que nos olvidamos por lo que Dios nos dio como regalo para habitar y vivir con amor. A quien más que a vos, tus abrazos, cuando te levantaba en el aire, tus regaňos ahora son caricias.

Partiste en Agosto y llegó Diciembre, y acá estoy sin vos, sin rumbo, deseando continuar tu legado. Con tu luz, tu sonrisa, con mi ángel.

Un buen tratamiento, aunque Ripley no lo crea…

He vuelto a correr.  A ver cuanto me dura este rigio.  Tenia rato de no subir y bajar cerros,  mis amigos de los senderos han subido el nivel, a cada rato actualizan sus hazaňas.  Teniendo en mente nuevos retos,  mas distancia, mayor altura,  mas selva.  

Hoy fui con un par singular,  crei que iba a ir lento, y asi fue.  Mas tuve problemas tecnicos.  

Si cuesta, si duele,  a veces  percibes la libertad ,  en otras sos un presidario de un camino sin fin.  

Algo que si es cierto,  es un buen tratamiento.  Cuando no quieres pensar en nada. Borrar tristezas,  problemas de trabajo,  atracos de la vida diaria. Cuando ya no quieres creer en el maňana,  que mejor que mandar todo a la chingada por un par de horas.  

Quien no ha sentido que esta a punto de fallecer,  con los sentidos batallando por mantenerte en pie.  Cuando te cuesta respirar,  y la mera nocion de vida parece un episodio fugaz.  No importa si no hay con que vivir maňana,  si te abrumaran las llamadas de cobro.  

Te das cuenta que todo es un teatro bien plantado.  Que el paisaje que observas es hermoso,  pero ha estado ahi, mudo. Ocultandose del modernismo. 

Cuando caminas como un actor de reparto de the walking dead.  Sabrás que tus limites estan en tu mente,  que tu espiritu carga las esperanzas de la vida que llevas.  No ganas,  no pierdes,  solo vives,  Atesorando cada momento que puedas.  

Algo que muchos a nuestro alrededor no entienden.  Locos dirán algunos.  Los niňos olvidados del nunca jamás.

Habran sus dias buenos,  dias malo. Pero esos piňales,  esos cerros y paisajes, aquella gente que te vio morir y resucitar mas de mil veces.  Sonriendo,  compartiendo y volando en el traspatio de los encuentros.

Todo eso debe contar para algo, aunque Ripley no lo crea… 

¿Qué hay en escribir?

Los días transcurren como un abrir y cerrar de ojos. Pasan los meses,años, y los cambios no vienen.

Transcurre el tiempo y me doy cuenta que el vacío no sostiene mi aliento.

¿Qué hay en escribir?

Creando oraciones cortas y largas, pintando escenas, circunstancias, transcribiendo imágenes en palabras.

Disolviendo sentimientos en letras que no verán ojos tiernos.

¿Habrá realmente vida detrás del espejo?

 

Retornos sin sentido. 

El mundo en que vivimos.  De palabras entre dichas. De pensamientos censurados.  De manifiestos de papel. Con medias palabras, medios sentimientos,  aferrados a no perder.  Mas se posponen te quiero’s, abrazos, recuerdos. 

Que nos pasa,  en esta sociedad de twitter,  maniaticos al pixel,  al teclado,  al selfitazo.  Aparentando ser sin estar…

Buscando consuelo en sonrisas,  libertad dentro de sus ojos. Esperanzados a vivir como el dragon sin cadenas.  

Circulos de mesas,  retornos sin sentido.  Al mismo punto,  al mismo sitio. 

Palabras escritas,  palabras dichas,  palabras mudas en miradas dulces.  

Sociedad de fotografias digitales,  Sociedad ficticia,  e irreal. Embotellada en bares,  en libres sueňos de bien estar.

yarellano20@gmail.com 

Ometepe (Volcán Concepción).

Cuando se traza una meta no hay vuelta atrás,  cuando lo haces en equipo. Es “Do or Die”(Hacerlo o morir inventándolo).

Apenas dormimos unas cuantas horas, nos recuperamos de la mitad de la conquista.  Pero sabíamos que íbamos a algo similar o peor. El Volcán Concepción queda en el lado Norte de la Isla Ometepe.  Tiene varios senderos hacia la cima,  entre ellos el del lado del pueblo de la Concepción. Salimos de  Urbaite, en donde fuimos  alojados en el hogar de la abuela Rosa, una familia singular  sacudiendo cualquier duda salimos en busca de nuestro transporte folclórico amarillo sobre la carretera a Moyogalpa.

Algunos fosforescentes turistas subieron por Los Ramos.  Nosotros guiados por un amigo singular trepa cerros y salido de algunos película del exterminador nos dirigimos hacia el otro extremo. Hicimos parada en el puerto de Moyogalpa.  Para abordar otro transporte hacia la Concha,  mientras guardábamos gallopinto en nuestro tanque y café mata sueños en los sesos.

Llegando al lugar nos recibe el ilustre Alvaro,  a quien conocimos en Chinandega en la cima del Volcán el Chonco.  El nos ayudo durante el viaje y estaba atento de cada paseada de nuestra parte.  Nos presento al guarda parques,  quien al igual que nuestra lobezna amiga era Argeñal de pura cepa.

Nos despedimos y alla fuimos los mismos locos de ayer… Todo parecia facil,  demasiado para ser cierto. Un arbol algo extraňo, parecido al que existe en Asgard da la bienvenida a este reino.  Bancas,  cafetales,  platanales,  y sombra (bendita sombra).

Parece chiche… Pero algo se guarda el concheňo este. Lo presentía desde el primer momento.  ¿Pero que?  Me dice Oconnor que ya llegariamos a un mirador. Mientras se tornaba calla la vegetacion,  el viento soplapa tanto que si me descuidaba se me iba el alma.

Muy lindo este mirador,  pero y la cima…  Este volcancito,  va salir arrecho.  El terreno ahora era totalmente distinto.  Rocas ásperas y afiladas se preparaban a jugar la raspadita con uno.  Trepamos entre entre un sendero marcado ligeramente por pisadas de algún individuo anterior.  Llegamos a una rocas famosa, o así nos dijeron.  Su nombre diente de perro,  temí preguntar porque el nombre. De ahí en adelante era mas empinado,  las piedras era rojas,  y algo inestables.  Las personas que iban delante se esfumaron en una neblina densa,  tragados por la nube ascendieron al mismo cielo…  Ahora sin guía mas que la intuición de tazmania,  íbamos al pasito tum tum,  rezando por no ser aventados por una ventisca o tragados por una chiminea volcánica.  Mas en la densa neblina,  apareció una sombra distante en el horizonte similar a un yeti.  Si hay vida hay camino,  y asi fue encontramos el sendero hacia la cima.  El viento era tal que levantarme y conversar con los demás no parecía buena opción.  Mientras los otros se disponían a hacer selfies y sesiones de fotos con la madre naturaleza, yo sacaba mi preparito de chiverias y me proponía a almorzar.  Andas hambreado, alegaba uno, y como  no había de estarlo…

 

Ometepe (Volcán Maderas)

  • Ometepe es una isla ubicada en el lago de Nicaragua.  A traves de los aňos he venido varias veces. Pero nunca he visto y vivido experiencias de dolor, alegria y familia como en esta semana santa.   
  • Acompaňado de cuatro amigos. Cada quien singular a su manera. Eramos el cientifico Hank Mcoy conocido popularmente como tazmania, Carmen CantiCoco torreto,  John Timon Oconnor, super Verito Leopardo da Silva y mi persona. 
  • Impulsado por un no se que indescriptible asumimos el reto de subir el volcan maderas.  Entramos por Finca magdalena. El sendero era rocoso, con vegetacion abundante,  ramas que nos daban bojazos en la frente,  y lodo,  tanto lodo que parecia que aprendiamos a caminar nuevamente. 
  • Tres veces nos perdimos buscando la cima.  Pasamos los niňos de las nubes,  y varios perros escala volcanes.  Quienes nos llevaron por el buen camino y asi comenzamos decendiendo hacias el crater.  Paso a paso en procesion de alma ciegas por la luz.  Llegamos y en silencio se nos fue descubriendo un paraiso oculto entre las nubes.
  •   La laguna del volcan maderas es un escenario de paz.  En su costa de pasto recien cortado por la mano de Dios,  yacian los locos escalantes con ideas de libertad.  Almorzando conversaciones y relatos de la extraordinaria travesía. Nuestro amigo tazmania se atreve a nadar dentro de sus aguas seguidos por mi y la judoca lobezna da Silva. El fondo esta llega de lodo,  con un metro de agua de fondo.  
  • Apareció el geologo gritando a todo pulmon… ¡Llegue a la cima! 
  • Comenzo el viaje de retorno,  pense que era pan comido… pero que tan equivocado estaba.  Confiado que mis pies coordinaran todos los movimientos necesarios.  Me aventure a agregarle velocidad al descenso.  Piedras, ramas, guindos, lodo y caidas… Una y otra vez caía en el lodazal, emergiendo del baro,  con moretones,  cortes y pijazos. Corriendo a instantes,gateando por momentos. Le mente la madre a las rocas,  y puteada y mini puteada llegue al fin donde todo comenzoó…
  • Finca magdalena. 
  • Los que se encontraban ahi me me observaban asustado.  Pedi cerveza y sus similares.  Como conocia el lugar me dirigi a las duchas. Mientras tanto venian en descenso los demas, yo conversaba  con don Santos quien representa a la cooperativa que administra la Finca. Le comentaba que yo habia venido tiempo atras con el Intur a hacer trabajos de remodelacion. 
  • La amabilidad de la gente de la cooperativa es tal que sin esperarlo me obsequiaron un cafe organico.  Producido en la misma finca.
  • Una de las muchachas descendió por el porvenir y la pasamos trayendo en santa cruz. 
  • Antes de nuestra llegada triunfal,  adolorido,  y como extraňos caminamos por la playa de Santo Domingo. Viendo desde abajo al Volcan,  proyectando en la memoria nuestra heroica gesta. Mientras en el otro extremo de la Isla nos espera bostezando el majestuoso Concepción.
  • Yubran Arellano H

Blog de WordPress.com.

Subir ↑