Buscar

Somos felices

Just another WordPress.com weblog

La vuelta a Apoyo en medio día…

correpinol

whatsapp-image-2018-09-14-at-4-36-28-pm-e1537076123892.jpeg

En esta semana pasada me llama Majin boo. Oe loco vamos a dar la vuelta a la laguna de Apoyo con José Miguel y la Chela. ¿Quieres ir?

Me detengo a pensarlo, no por la distancia que son 23 Km, sino porque correr con gacelas y delfines todo terreno es pedirle a Dios que te haga un fatality sin merecerlo.

Llega el día, vamos rumbo a Masaya. Según cuenta la leyenda en Masaya vive un Gurú de tenis con rodos en las suelas y propulsores marca Acme.

Yo iba callado pero despreocupado. Pan comido 23 K.  Pregunto; ¿De dónde salimos?

De San Juan de Oriente. – Contesta.

¿Qué? – Digo yo queriendo que repita su respuesta como si esta vaya a variar por obra y gracia del Espíritu Santo.

Vamos a bajar el sendero del caballito. Para después dar la vuelta a la laguna, habrá tramos de nado, muchas piedras…

Ver la entrada original 524 palabras más

Anuncios

Sin rumbo fijo. — correpinol

4 a.m / 13-09-2018 Llegue a platicar en la madrugada con el guarda de Villas Kelly. Sobre la vida, el físico (atletismo), los tamales, los nazis. Después de un rato caí por fin que la luz se fundió, ya no era la misma phillips. Así que me fui, sin antes unas indicaciones del cepol rayo […]

a través de Sin rumbo fijo. — correpinol

Corriendo con la fe en las estrellas.

Me llaman para subir el cerrito que creció en mi patio. Ya es tarde, no acostumbro a subirlo dos veces en el día. Pero cuando otro no tan cuerdo alien solicita visa hacia el espacio exterior hay que hacer el tramite, ponerse los tenis y asumir el reto.

Llego majimbu y su amigo roger. Subimos como parte de las sombras adheridas a los arboles. Paramos en un mirador para nosotros, para los lugareños un campo de frijoles. Se miraba managua de noche, incendiada por las luces de cada hogar. Como luciernagas ordenando la tierra. Con el cielo de espejo. Algo asi como el bien y el mal. Seguimoa y bajamos por rabo de chancho, donde se encuentra la reserva montebeli.

Ya abajo en el camino al Eden puse mi fe en las estrellas.

La gente se asustaba cuando nos veía, los perros parecían aliens mini depredadores con sus ojos fosforescentes en la noche.

Se miraban las piedras como reflectores. El piso no se ve, es parte del espacio. Tipo viaje a las estrellas.

Iba fumando moringa con lentejas. En un viaje sensorial ancestral. Me imaginaba caballo loco, ted descalzo, los pistoleros y todo los raramuris corriendo a mi lado.

En eso siento su energía y la alegría de que que podía leer el camino con los pies.

Richard ya había venido de noche, pero nadie me hablo esta sensacion de libertad.

Llego a la meta, en la meta me saludan mis amigos los cepoles.

¿Como te fue me preguntan?

¡Fue bestial!

Senderos de la vida.

He pasado un mes bien activo. Desde mi ultimo bajón.

Para cambiar mi rutina, salud y humor. He optado por correr diario por lo menos 4km, y leer en los ratos libres tirar el celular al botadero municipal y aceptar un chiclero sin wi fi.  Todo por querer activarme a lo positivo.

Consecuencias. He tenido mejores resultados, pero siento que falta algo. Siempre hay vacíos, lugares a donde ir.

También he tenido mucho sueño, los días pasan rápido.

Amanece nuevamente y ahí va el loco de nuevo con sus tenis detrás del sol buscando un sueño que olvido.

Hay ciertos desánimos al caer en cuenta de que los trabajos no terminan y los pagos se postergan. Trato de conservar la loquera de ser diferente con epilepsia de ilusiones vagas. Repentinas nubes que circundan mi planeta.

He dejado de escribir, es como si se murió el tintero detrás de su partida. Aunque siempre me busque sueños.  No logre ser parte de otro sueño en otro ángel mas aquella Madre que de tanto soñar partió a otro cielo y se volvió en mi ángelimg20180815_16461194.

Pero y ahora que con mi mundo. Serán mis tenis la escapatoria de lo real a lo ficticio.

A buscar detrás de un suspiro mi alma. En la copa verde de un árbol mi cielo. En las flores que dejan sus huellas en la tierra podre encontrar alguien similar a mi que pinte de vida mi suelo.

 

 

 

Echar raíces.

Fui por vacaciones.  Pero obtuve lo mismo? Corrí, conocí, reí, disfrute y caí al abismo.

Porque después de todo somos una caja de recuerdos. Áca estoy sentado sin saber que hacer, tratando de incorporarme en el mundo laboral.

Porque buscamos lo que no vemos. Hoy no se si soy fantasma o ser viviente.  Maneje con sueño, con un estomago lleno de lava, con el asesino a mis espaldas. Platicando con la ley, con la sombra en tinieblas. Trato de volver a plantar raíces, y que con resolverlo todo, volver aquí.

Debo comenzar, andar por el mimo camino, rehacer mis pasos y despertar de nuevo.

 

 

¿Cómo perdí una gorra en el Zarzal?

¿Como perdí una gorra en el Zarzal? La llevaba en la mano, bonita gorra condenada. Caminaba de prisa junto al solecito mío, en los caminos que Google maps nunca encontró. Hablamos en inglés medio español, y en eso se cruzó la conversación.

Esas de futuro y otras cosas. De esas que el tiempo ya me aburrió. Porque el presente es nuestro futuro y el mañana sólo Dios sabrá que dejará.

Quiero aprender inglés me dijo. Talvez me busque un novio gringo que me explique…

Wait a minute…Pause, stop, replay and go.

¿Mano que llevabas? eh… ¿Prix donde andás? ¿Quién te manda a soñar?

Hello señorita… Mi saber inglés, sin visa, ni green card, pero quererla a usted. Venir de lejos, por visitarla. No estoy pintado en la montaña, o quien sabe tal vez.

Camino un poco más, me percato del peso. La lluvia de adioses me recuerda al sol un momento. Busco mi gorra, mientras ella sigue hablando y ;”vos que quieres de tu vida”?

Me veo la camisa justo en el pecho, oe corazón te hablan. Te preguntan; ¿Si estás satisfecho?

Sólo tú y yo sabemos, que no son títulos, no es dinero, no hay proyectos. Ah bueno, uno, el más simple de todos… Ser felíz.

Sólo… ¿Quien sabe?

Hay quienes podrán .

Pero la felicidad es cosa de dos, o eso dicen.

Porque no te abres el pecho y me dejas gritar, se apresura a decirle el corazón a la razón.

Allá va de nuevo. Mi buen amigo Rasin Bran. Gancho al hígado, señor manténgase despierto.

Gorra… Eh.. ¿Donde estas? Condenada gorra saliste huyendo y me dejaste a mi en este laberinto de sueños sin ti.

-Voy a buscarla.

-Anda pues, me contesta.

Ella queda ahí, mientras yo salgo como caballo desbocado, buscando la fé que perdí. No encuentro más que las lomas, y me devolví.

Que habrán en las estrellas, en esa inmaculada sonrisa. Que habrá de ser de mi, sin papeles ni visa.

Nunca quise ser gringo, ni quiera mi Diosito. A partir el lomo por mi paisito. Pero me invade mi sonrisa fingida y comento con tristeza su resolución.

Al rato se aparece un cieguito. Se llama Alfredo o eso creo. Le agarramos cada quien un brazo. Lo ayudamos a caminar por la montaña y el nos cuenta su vida y milagros.

Habló de unas gringas y que bailó con ellas hasta le pagaron por bailar. Híjole otro que cayó en la invasión extranjera. Nos reímos con el. La Chelita del norte lo lleva mas ligero que un niño estrenando bicicleta. Suave, suave, exclamó yo, enseguida subimos un puente colgante.

Sólo me pregunto como será para él, quien no ve más que recuerdos, y de un instante pasó del suelo a una tabla en el aire.

Algo tenemos en común.

De repente, le pregunta a la Chelís, si yo soy su hombre.

¡Vaya me terminó de rematar! Vamos a ver con que sale… Vea pues no para de reir , acá yo más nervioso con mal de Parkinson. Saca el bate de aluminio y ahí va el wasmazo.

Somos amigos.

Que paso, que hay conmigo.

¿No se hecha de ver que me gusta? Que mientras me habla, más enamorado estoy. ¿ No hay en mi frente un rótulo de dundo honorario, sin residencia más que sus caites?

Te quiero Chelita, ver tus ojos grandes, tu sencillez y esa pureza de espíritu jovial. Cuando escucho tus sueños voy buscando en que vagón saltar.

Me contagia, sonrío, me hace volver a soñar.

Pero por lo mismo temo. Por lo tímido, porque sólo se hacerte sentir bien pero quiero deletrear en un abrazo lo que siento.

¿Será que me entiende?

Que me hará falta y que no importa lo que piense de mí desajuste migratorio, el cambio climático y demás cosas que no vienen al caso. Me haces sentir como un niño con la ilusión en sus ojos, sacas lo mejor de mí.

Mi propósito futuro por el momento, es sólo verte reír. Por lo demás, veremos que pasa. ¿chocolate quizás?

Nuestra cruz,

Sabemos que hay consecuencias. Pero proseguimos.

Nos castigamos a si mismo, como esperando respuesta. A quien engañamos más que a nosotros mismos. Mientras cargamos con el tiempo.

Nuestra cruz.

Jugamos y deambulamos por un mundo sin un destino certero. Que será de mi? Quien seré?

Notición, ya eres, somos y lo que importa es quien guardas dentro.

Tu ángel o demonio.

Tu rostro del alma, escudandose tras el antifaz. Quiero ser feliz pero no copero con mi propio ser.

Allá te veré en las montañas de mi cielo.

Sonriendo?

Viviendo?

partiendo…?

Sabotajes

Altos y bajos. Otro día y yo sin ti. Otro día en círculos. Sin una voz ni calor . Así serán todos?

Allá vamos …

Que onda, que tal como vas. Saludos vienen, saludos van. Mañana me toca una prueba mayor. Subiré el cerro el hoyo, uno que me detuve hace tiempo Por la falta de capacidad física. Uno se traza metas de locuras suaves para mantener la ilusión de la vida latiendo.

Allá vamos con la finalidad prendiendo de un hilo. Los pies inquietos, y la sonrisa a la espectativa de un buen sueño.

Blog de WordPress.com.

Subir ↑