• Ometepe es una isla ubicada en el lago de Nicaragua.  A traves de los aňos he venido varias veces. Pero nunca he visto y vivido experiencias de dolor, alegria y familia como en esta semana santa.   
  • Acompaňado de cuatro amigos. Cada quien singular a su manera. Eramos el cientifico Hank Mcoy conocido popularmente como tazmania, Carmen CantiCoco torreto,  John Timon Oconnor, super Verito Leopardo da Silva y mi persona. 
  • Impulsado por un no se que indescriptible asumimos el reto de subir el volcan maderas.  Entramos por Finca magdalena. El sendero era rocoso, con vegetacion abundante,  ramas que nos daban bojazos en la frente,  y lodo,  tanto lodo que parecia que aprendiamos a caminar nuevamente. 
  • Tres veces nos perdimos buscando la cima.  Pasamos los niňos de las nubes,  y varios perros escala volcanes.  Quienes nos llevaron por el buen camino y asi comenzamos decendiendo hacias el crater.  Paso a paso en procesion de alma ciegas por la luz.  Llegamos y en silencio se nos fue descubriendo un paraiso oculto entre las nubes.
  •   La laguna del volcan maderas es un escenario de paz.  En su costa de pasto recien cortado por la mano de Dios,  yacian los locos escalantes con ideas de libertad.  Almorzando conversaciones y relatos de la extraordinaria travesía. Nuestro amigo tazmania se atreve a nadar dentro de sus aguas seguidos por mi y la judoca lobezna da Silva. El fondo esta llega de lodo,  con un metro de agua de fondo.  
  • Apareció el geologo gritando a todo pulmon… ¡Llegue a la cima! 
  • Comenzo el viaje de retorno,  pense que era pan comido… pero que tan equivocado estaba.  Confiado que mis pies coordinaran todos los movimientos necesarios.  Me aventure a agregarle velocidad al descenso.  Piedras, ramas, guindos, lodo y caidas… Una y otra vez caía en el lodazal, emergiendo del baro,  con moretones,  cortes y pijazos. Corriendo a instantes,gateando por momentos. Le mente la madre a las rocas,  y puteada y mini puteada llegue al fin donde todo comenzoó…
  • Finca magdalena. 
  • Los que se encontraban ahi me me observaban asustado.  Pedi cerveza y sus similares.  Como conocia el lugar me dirigi a las duchas. Mientras tanto venian en descenso los demas, yo conversaba  con don Santos quien representa a la cooperativa que administra la Finca. Le comentaba que yo habia venido tiempo atras con el Intur a hacer trabajos de remodelacion. 
  • La amabilidad de la gente de la cooperativa es tal que sin esperarlo me obsequiaron un cafe organico.  Producido en la misma finca.
  • Una de las muchachas descendió por el porvenir y la pasamos trayendo en santa cruz. 
  • Antes de nuestra llegada triunfal,  adolorido,  y como extraňos caminamos por la playa de Santo Domingo. Viendo desde abajo al Volcan,  proyectando en la memoria nuestra heroica gesta. Mientras en el otro extremo de la Isla nos espera bostezando el majestuoso Concepción.
  • Yubran Arellano H
Anuncios