Tengo mil  piedras de amuleto,  adormecido,  casi caído.  Oyendo y cayendo.  Ya no soy el mismo de ayer.  Queriendo orquestar lo
imposible.  Todo por sacrificio.  se me paso la mano.  De vuelta al mismo lugar.  Comercio de los  absurdo. Llueve y caen luces dél techo,  ya acabo.  Toque la vida con manos peladas como un niño queriendo volar.

Anuncios