?????????????????????????????????????????????????????????????????????????????????????????????????????????????

No les ha pasado,  me imagino  que si.
Cuando salimos con alguien a platicar,  comer o al cine.  Hay una pequeña sensación, no se talvez es idea,  de que hay otra persona con nosotros…

Pueden ser uno,  dos o una bendita comitiva de personas.  Con sus blocks de notas pendientes  para cada ocasión.

Pasas toda la semana esperando un momento libre en que se te escuche.  Ahí estas inspirado contando hasta el más mínimo detalle,  conteniendo el aliento  para pintar una sonrisa.  De  repente,  un chillido entre  lo que pudiera ser un grillo o un ratón Salta de repente  en la conversación.  Sin decir más una pausa,  una larga pausa,  sale de la nada un objeto rectangular  plano, como emparedado  con luces.

Otra pausa, y te ves pintado en la pared como mosca observando sin poder hablar.  El grillo cobro vida,  ella sonríe,  y se presenta una bendita sonrisa. Ni la más elocuente  palabra  pudo provocarla.  Pero el grillo o ratón sigue cantando.

No dejo de pensar  que fuera de esta conversación  sin celular.  Es obvio  lo expuse,  el objeto de unión y división.  Por el cual me quedo de lado atragantandome en el pan quemado de esta pizza.

No entiendo,  no termino de entender como un rato de complicidad  puede terminar con puntos suspensivos,  y con preguntas que no van al caso. Como: ¿Que te dijo? .  No me imagino a Oscar Wilde interrumpiendo  una idea por otra persona  que no está presente.  Quizás el fantasma de canterville, pero ese era un alma en pena, medio torpe por cierto.
Aunque  confieso me he vuelto otro zombie más,  pero con licencia.

Dado que no lo uso frente personas que aprecio y requieren de mi presencia.  Se me convierte en un mal necesario para escribir cuanto pienso,  cuando requiero contactar a alguien  o leer de más o menos pensamientos  similares.  No quisiera  caer en el vicio a tal punto de encontrarme con otro en un espacio físico como cualquier  otro. Ella contándome su vida con lágrimas, sonrisas y señales.  Mientras  yo del otro  lado de la mesa de lentes oscuros en una cabina sosteniendo un pequeño rotulo de fuera  de servicio.

Apaguen sus celulares la persona con quien te encuentras quiso compartir contigo unos instantes.  Talvez no lo sepas pero el esta contigo en esta mesa.

Anuncios