Como pasa el tiempo, y cambian las cosas. Parecen sombras de una vida que con poca claridad recordamos.  Nuestra primera palabra, nuestro primer llanto, quien acompaño nuestros primeros pasos. Nuestra pequeña gigante con espalda fina y sonrisa grande.

“El sol acaba por secar las plantas” , mientras nos aferramos a la nada…

Esperanza.

Mágica palabra suele ser la esperanza para quien la tiene.  No digas que no, di para siempre.

Verte bajo el lazo sincero de tu abrazo, mi anhelo y mi conciencia, mi casita portátil de sueños.

No pierdas la fe, no pierdas la calma.  Mi guardiana de mañanas tristes,  diccionario vivo del ayer, detective de historias no filtradas, mi fanática de chismes.

No perezcas por no ver el mañana, vive el presente.

Juntos… Tú al volante y yo tu copiloto en nuestro station wagon mandarina del 82 yendo por la carretera al sur…

Anuncios