Me hace tanto falta ver estrellas. Gasto la mente pensando en cosas que no valen la pena. Extraño todo lo que fuere ayer, siempre imaginando el encuentro contigo.

En estos días callados, vuelvo a lo mismo, pienso que no todo es malo. El proceso de la vida es tan natural que a veces no parece humano. El deseo de ser, de encontrarte con ella (la estrella que brilla mas fuerte que las demás).

Su mirada frágil y sonrisa espontanea que hice para no merecer un sueño. En lo profundo de una caja de madera me convierto en la polilla hostigosa que carcome nervios.

Acá vamos con alas a cuestas temiendo que el siguiente paso sea un peligro no previsto. A la vez no hay que temer, si al decirte cosas lindas te pierda. Me centro en la imagen de tu recuerdo, y sigo esperando verte estrella.

Anuncios