Cuando algo te oprime el corazón. ¿Qué haces?
Te amarras un nudo en el pecho, le echas un poquito de cofal y a los leones. No basta ser ciego, los lentes son de adorno sirven para ver estrellas en otra orbita. Señores somos los astro boys de otra generación, aparentemente fuertes bien construidos, con un esquema inquebrantable, veinte cohetes por brazos, y una apariencia humana.

Pero a nuestro pesar existen los sentimientos, las ilusiones, las palabras, todo lo que te puede desarmar o desalmar.

Como caminas en la oscuridad, atado un pensamiento que te borra lo demás. Una promesa, efímera… no te deja olvidar.

La gente sencilla, la gente de pueblo, no comprende a esta nueva generación de internet, de celulares, de facebook, esta era digital.

Antes se quebraban por una carta parte lagrimas, o salir por un helado al parque, o por las visitas constantes a la casa de sus padres. Saliendo afuera como quien trabajara enviando telegramas.  Saliendo por aire antes de entrar a la Jaula.  Los padres siempre los padres olvidando que una vez fueron niños, jóvenes, o estuvieron vivos. Parece que al crecer alguien se encarga de borrar tus sueños, ilusiones o lo que realmente importa en los sesos.  Te dejan un ser práctico, rutinario, casi inexpresivo. Como cuando viste a tu primer maestro de matemáticas, un torturador de mentes inocentes.

En algún punto de la vida nos convertimos en esto, y vienen las memorias que nunca creíste atesorar. Se sienten las palabras que no debieron ser escuchadas, resuenan en el tímpano queriendo retornar a una pelea. Como quien puede arreglar los daños, viene nuestra etapa de mecánico.

y luego, luego se viene la crisis mundial.

Anuncios