Uno es humano o eso dicen… Los errores lo son.

Pero cuando los errores no son tuyos y solo existen malos entendidos. ¿Entonces, los errores que son?

Es acaso una nube de humo en la claridad de un cielo, o un reo dócil claudicando infierno.

Ser honesto o no serlo…

¿Un hito de la moda quizás…?
Un sentimiento moral que dicta respetarnos los unos a los otros. Como debe de serlo.

¿Pero que se hace cuando en un redil de extraños te juzgan como al resto?

¿Unirnos a la fila y rogar clemencia?
¿Por qué ?
¿Soy culpable acaso?
Todo lo anterior borrado…
Es inútil la defensa. El dictamen esta puesto, el veredicto es peor que ser culpable.
La duda es irrefrenable, ya es totalitaria. La confianza o en lo que se basa una sonrisa se quebranta tal fuera un tratado de sangre. La imagen puede significar mucho o no significar nada, ser sinónimo de indiferente, ausente o ser extraño pidiendo la visa del perdón sin saber cuando cometió el delito para ser juzgado.

Esto no debería molestarme pero me entristece, dado que no fue siempre así y que en cuestión de momentos uno se convierte de héroe en tirano. Hace lo imposible para demostrar lo contrario pero el destino no es precisamente benevolente.

Solo espero, que por una vez se reconozca la persona por sus actos. Por la molestia de demostrarse tal cual es, sin escudos, sin defensas, solo con la voluntad a su lado.

Anuncios