Buscar

Somos felices

Just another WordPress.com weblog

Nosotros los marcianos

No escribo a cada rato. Siento que no se que sentir ya. Ser el profesional abnegado, el corredor sin tenis. El padre perruno o el ex novio olvidado en un parágrafo. Descifrando misterios, queriendo remendar las cicatrices con los dedos apretando las llagas. La ilusión por vivir y sus múltiples facetas. Ya lo dijo Charly una vez y el playback se escucho una y otra vez “alguien en el mundo piensa en mi”. Después de mi madre quien mas.

La soledad y sus múltiples rostros, aquel gitano que no sabe leer pero tiene impulsos de escribir. Que se impacienta en las filas, o le busca el por que a lo que tiene explicación.

Estamos lleno de un contenido vacío creyéndonos siempre el centro del universo. Lo mas complejo en esta tierra como un marciano entre los otros.

Cae la noche.

De vuelta el dilema. Si podre dormir hoy. Ya lo decia gardel. Silencio 3n la noche ya todo esta en calma. El musculo duerme la ambicion descansa.

En mi caso no pasa.

No puedo dormir

Tengo problemas para dormir. No logro desconectarme.  Perderme en el otro mundo.  A veces ya no quiero ser. Mi enemiga la noche.  No puedo odiar a quien quise. Reaparece en mi vida como noticia y termino reviviendo todo en mi cabeza.

Los porque’s. Los talvez, los quizas. Mi corazon late se prisa. Arde y va a salirse del pecho. A buscar descanso en la nada.

Que necesito para cambiar?

Hasta cuando mi paz mental?

Los dias me lo paso dibujando un modelo ya olvidado. Luchando por algo que ya fue. Me pregunto si me piensa tambien.

No puedo dormir

Habrá alguien aparte de mi que sufre ee insomnio. 

Siempre es lo mismo. Piense en algo o no. Topo con la madrugada.

Que puedo hacer? Me tiene loco. Ver la inmensidad de la noche el ruido del abanico y lo eterno .

Corramos juntos

Escribir por escribir, no basta. Necesito dormir. Descansar. Motivación y disciplina dos amigas no alineadas. Debo conciliar entre ellas. Buscar el entendimiento .

Dios ayúdame a encontrar la paz. A respirar serenidad. No está fragilidad de voluntad habla deriva. Ayúdame en mis decisiones. Corta mis circuitos por la noche descansar temprano no debe ser tan difícil. Más parece imposible.

Ayúdame señor. Te lo pido.

Hoy es un nuevo día. Envuelve mis pasos y deme la fortaleza y rapidez necesaria. Con la alegría que me caracteriza. Acompañame en este viaje. Saludemos el sol juntos no creas que mis distracciones me alejan de vos. Tu eres mi camino , el sendero con luces tenues y suave brisa. Buenos días Jesús espareme un tantito, solo me pongo los tenis.

Noches de Agosto

La noche es mi amiga.  Entre el amor y el odio discutimos. En ocasiones recuerdo cuando un contorno de barro moldeada al aire repetía mi nombre.

Pero no siempre fue así. El silencio de la noche era absoluto. Recordaba incansablemente.  Me perdía en su memoria.

Voviendo mas atrás aún la veo sentada en el sofá viendo una novela. Exigiéndome un futuro que  no conocía.

Cocinando, barriendo matando babosas con sal. Gritando por un garrobo.  Dibujando muebles, llenando crucigramas ,  lavando, escribiendo poemas de mandados por lograr.

Planificaba con antelación.  Yo no he sido así. 

Mis noches se perdían en una almohada con mi pensamiento en ambiciones. Mientras ella besaba mi frente mientras creía que yo dormía. Apretaba mis pies. Me cobijaba y me decía couchito, te quiero.

Quizás por eso dolió.  Por ser necio. Por Eso cerré los ojos. Aún lloro al recordar.  Pero mis lágrimas son más dulces que amargas. Porque amé  sin saber que era el amor a una madre que me amó sin límites.

Todo en la vida se paga. Volví amar de la forma que no crei.  Con locura y devoción.  Luego a mi me devolvieron el favor.  La desilusión y el desapego. Pero fue distinto pese a que dolió.  Murió en Mayo. Al ver que el amor era intercambiable. Que no fue más que algo bonito, algo hipócrita.  A ella también la amé pero su fantasma no tiene el mismo efecto.  Siento que crecí en desilusión.

También quise a mi abuela, con ese amor de niño. Con las ansias de que colgara mis logros en su pared.

La Soledad es traicionera. Escribes y sueltas dolencias no resueltas. Pero desahogarse esta bien. Sueltas cargas de un lomo cansado. Te preparas para lo que vendrá.

A donde iremos mañana Balto.

Mi nuevo amor, mi hijo perruno. Quien pinta mis nuevos días de alegría a quien no le pienso fallar.

Estamos en tu mes madre. Celebro tu vida, tu precioso ser.Te adoro, hoy mañana y siempre.

Vamos levántate y anda!

Levantarse . Sentir qué la sabana pesa más que una ancla de un barco. Sacudirse lo seguro e intentar cada día salir a la calle a correr. A dejarlo todo en la pista, con cada paso borrar el sueño.

Que difícil se ha vuelto. Levantarse. Meter la rutina de sudar y volverse esa gacela que corre libre en los campos. Con piernas de acero. Por el gusto de ir donde tus pies te lleven.

Nacer de nuevo, en un zapato con superficie ilimitada. Con alas en el cuello. Despegar de nuevo, volar y llegar a diario donde nunca creíste llegar.

Sal carajo, vete a la calle. Corre jodido corre porque la vida es ahora. No esperes que la oportunidad te pase buscando. El momento adecuado no llegará. Ve y saluda el sol, llénate de aire y celebra un nuevo dīa. Agradecerle a Dios por lo que tenemos hoy y nunca valoramos. Demos gracias por nuestra vida. Ve y corre y que tus piernas se encarguen del resto.

Arquitecta de electrones

Hay personas que aparecen de la nada y son una luz en la noche. Predefinidos destellos de energía. Cálculos balanceados de emociones con distorsiones momentáneas.

La electricidad en una sonrisa. Con pinceles en sus ojos. Buscando el sueño mientras nada en manzanilla.

Te hago un diseño carbón al atardecer, cuando el abanico enteipado apenas sopla? En su pecera de clientes potenciales lanza anzuelos con cuchillos de goma. Es todo o nada, se repite. El valiente, valientemente, envalentonado valentino sopla el pecho y aúlla a la luna en forma de bujía. Mientras la arquitecta de electrones planifica otro golpe maestro.

Calma , calma pequeño Salta monte. Mañana será otro día. Ya habrá tiempo para más. La noche llega a su fin, la idea dobla sus alas, se pierde en las sombras, cierra los ojos y duerme en el ocaso de lo que vendrá.

En la madera veo a mi madre.

En la madera veo a mi madre. 

En su desborde por llenar la casa de muebles de uso diario.

En otra vida fue carpintera. Sabía de acabados, de madera.  Seleccionaba y llevaba tablas donde los carpinteros.En su catálogo de apuntes repasaba medidas y estilos. 

Con ideas de gabinetes desmontables, desayunadores móviles, pantrys plegables, Roperos a la medida,  libreros con zapatones para libros imaginarios de cualquier ocasión .

Discutía con y entre carpinteros, les reclamaba detalles, el tipo de madera, que no la secaban bien.  El mundo trabajando a su ritmo frenético y mi madre diseñando muebles con sus retazos de revista usando como técnica el copy paste.

Era Domingo y allá íbamos a Nindiri o Masatepe . Cuando arribaba el mueble a la casa era todo un show. Lo movíamos de un lado a otro  buscando el karma. Tenía que estar en el preciso lugar. Ay de mi si subía los pies a una silla. 

Al final de la noche nos cobijabamos nosotros y los sillones también.  No me lo explicaba, alguna razón debía haber. Quizás tenían frío o le hablaba a la madera, al parecer eran otro miembro más de la familia. 

Mi madre se veía en su casa. Su espacio. Como todos nosotros.  En nuestro propio desmadre.  Para Mi Lita eran sus plantas a como yo. En alguna parte del camino deje los comics,  el nintendo y los juguetes.  Ahora convivo con un huerto, mi perro y los muebles de mi mamá. 

A veces me parece que me hablan. Siento que se acuerdan de ella. Nadie los mimaba de esa manera. Ahora soy uno de los muebles que dejo atrás. El de madera verde, pesado, con vueltas.  Su obra incompleta. 

Llego Agosto, Mamá. 

Te extraño como siempre.  Este amor no termina aquí.  Esta tatuado en mi mente, en la sangre que recorre mis venas.  Salí de una veta de madera preciosa que con el pasar del tiempo resalta en lo eterno, más allá del cielo.

Blog de WordPress.com.

Subir ↑