Buscar

Somos felices

Just another WordPress.com weblog

Sabotajes

Altos y bajos. Otro día y yo sin ti. Otro día en círculos. Sin una voz ni calor . Así serán todos?

Anuncios

Allá vamos …

Que onda, que tal como vas. Saludos vienen, saludos van. Mañana me toca una prueba mayor. Subiré el cerro el hoyo, uno que me detuve hace tiempo Por la falta de capacidad física. Uno se traza metas de locuras suaves para mantener la ilusión de la vida latiendo.

Allá vamos con la finalidad prendiendo de un hilo. Los pies inquietos, y la sonrisa a la espectativa de un buen sueño.

Buenas noches (días)

Buenos noches! Que más da. He tenido esa costumbre de cada mañana cuando pueda saludar con un buenas noches. Tiende a dejar en un shock momentáneo al que lo escucha, seguido de un sonrisa.. cb con la rutina y le da la bienvenida a un nuevo día.

El solecito de Corozo

Hay rayos de sol que entran por momentos a tu vida. Con ríos de sonrisas. Para alguien que sólo ha visto gris, el solecito del Corozo abre surcos en mis ojos . Ha pasado mucho tiempo desde la última vez. Su ruta ha cambiado, viaja con la Navidad a cuestas. Con visiones de desarrollo y prosperidad en comunidad.

Hasta que pase otro eclipse lunar y salga la súper luna. Pasaré por el destello de tus ojos y me contactará tu sonrisa.

Circulando en la tierra

Tenemos un propósito realmente o vivimos en círculos. Vamos y volvemos a los mismos sitios. Que buscamos y cuando lo es suficiente.

Que es ser feliz? Lo seré? Por qué estoy aquí y con que propósito. Existe realmente un fin para mis miedos, o medios.

La familia

La familia. Tanto tiempo madre. Te hubiera gustado ver todo esto. La algarabía, las sonrisas. Pertenecer y no ser punto y aparte. Tus hermanas gritando con alegría y yo buscando ese lugar vacío, tratando de rellenar tu rostro entre ellas. Cómo quise que fueran más pegadas. Pero mamá, ni fue así. Que hago para agradar tus sueños, como quisiera que pudieras verme. Reprenderme cuando caigo, alentarme cuando sigo por el buen camino. Tu hijo está más sólo que ayer, te extraño madre. Hasta que te vea otra vez.

La familia

La familia. Tanto tiempo madre. Te hubiera gustado ver todo esto. La algarabía, las sonrisas. Pertenecer y no ser punto y aparte. Tus hermanas gritando con alegría y yo buscando ese lugar vacío, tratando de rellenar tu rostro entre ellas. Cómo quise que fueran más pegadas. Pero mamá, ni fue así. Que hago para agradar tus sueños, como quisiera que pudieras verme. Reprenderme cuando caigo, alentarme cuando sigo por el buen camino. Tu hijo está más sólo que ayer, te extraño madre. Hasta que te vea otra vez.

Por lo demás. Ya vendrá.

Una vida con propósito. Necesito algo que me despierte. No logró perdonar me. Mañana, si logro conciliar el sueño, iré por 30 kilómetros. Tengo rato de no hacer distancias largas. Pero espero acudir a la meta. Las montañas me dan un sentido a mi vida. No significan mucho, han estado más tiempo que tu y que yo.

Pero vuelven a recordarnos que todo es un proceso. Nos dan nuestro triunfo silencioso.

Me rodeo de buenas personas. Que comienzan sus vidas. Gente que busca cambios o dejar su huella por donde pasan. Me respetan, trato de tratarlos como se merecen. Quizás por recordar como era cuando comencé, por creer en sus capacidades.

Pero de las idas y vendidas por la vida. No somos exentos a volver al punto de inicio, aunque motivados por nuestro sueño, en conjunto motivamos a otros a créer, crecer y correr. Por lo demás… Ya vendrá.

Que venga

Horas largas par buscar un sueño en la noche. Un día ni habrá más que buscar. Mis latidos se verán cansados, mi memoria dispersa. Tendré a alguien , será mi misma suerte . Si es así ni que reclamar . Que venga en la noche o el día. De gala o informal que vista, la oscura mortandad.

Blog de WordPress.com.

Subir ↑